EL GENERAL LATTRE DE TASSIGNY DURANTE LA OPERACIÓN DRAGOON (15 DE AGOSTO DE 1944) II Parte

Lectura:20 Minutos, 15 Segundos

Por David de Caixal : Historiador Militar. Director del Área de Seguridad y Defensa de INISEG.  Director del Máster de Historia Militar de INISEG / Universidad Pegaso. Director del Grupo de Investigación del CIIA (Centro Internacional de Investigación Avanzada en Seguridad y Defensa de INISEG-Universidad Pegaso. Membership in support of the AUSA (Association of the United States Army) Miembro asesor de la Sección de Derecho Militar y Seguridad del ICAM (Ilustre Colegio de Abogados de Madrid). Miembro del Grupo de Investigación de INISEG y “The University and Agency Partnership Program » (UAPP) proyecto universitario para la difusión de la Cultura de la Defensa de Estados Unidos.

Desembarco en Provenza

Desde abril 12.500 toneladas de bombas fueron lanzadas en las costas francesas. La noche anterior al Día D, diversos grupos de comandos desembarcaron en las islas de Levante y Puerto Cros para capturar las baterías que podrían apuntar a las playas de invasión. Otros comandos desembarcaron en los flancos del área de invasión para bloquear las carreteras. Los de la derecha fueron rechazados, pero los de la izquierda desembarcaron felizmente y bloquearon los caminos procedentes de Tolón. Antes de amanecer, más de 5.000 paracaidistas británicos y estadounidenses aterrizaron tras las playas para impedir el acceso de refuerzos alemanes que llegasen del Norte o del Noroeste.
 La Hora H para el asalto principal se fijó a las ocho. La selección de hora permitió a la flota de invasión tomar posiciones frente a la costa en la oscuridad y proporcionó más de dos horas de luz solar para el bombardeo previo a la invasión y dio tiempo suficiente para asegurar las playas antes de caer la noche. El 15 de agosto de 1944, el submarino U-230 comandado por el Tte. Eberbach se hizo a la mar en Tolón y detectó al crucero USS Augusta, procedente de Nápoles, que tenía como misión destruir la batería costera de 15″ llamada “Gross Wilhelm“. El U-230 siguió al crucero durante la noche del 20 de agosto y estuvo a punto de disparar sus torpedos contra el crucero, después de burlar la vigilancia de la escolta de destructores, pero en esos momentos la batería costera alemana disparó una andanada sobre el crucero y las explosiones afectaron al submarino, haciéndole perder el blanco en el periscopio de ataque. La batería fue silenciada por el fuego del crucero y de la aviación, que, en la mañana, descargo varias toneladas de bombas sobre el Gross Wilhelm. Esa noche el U-230 embarrancó en una playa donde fue volado y abandonado por su tripulación. Al amanecer del 15 de agosto, tres fuerzas de ataque se hallaban ante las playas de invasión, designadas de derecha a izquierda con los nombres de Alpha, Delta y Camel transportadas en LST y que tomarían las playas en lanchas de desembarco

En la madrugada del 15 de agosto de 1944, comenzó un breve bombardeo de costa contra la ciudad provenzal de La Ciotat que protagonizaron el destructor estadounidense USS Endicott y los tres cañoneros ingleses HMS Aphis y HMS Scarab con la misión de distraer efectivos enemigos de Toulon y Marsella. Sin embargo y antes de materializarse la invasión en el sur de Francia, fue necesario ocuparse de los territorios insulares situados frente a Provenza. Por ejemplo esa noche un grupo de comandos norteamericanos desembarcaron en la Isla de Levante, donde tras destruir una batería de artillería germana en Pointe du Titan y neutralizar a los escasos defensores que se ocultaron en fortificaciones y monasterios, el lugar se rindió con 135 bajas alemanas entre 25 muertos y 110 prisioneros, aunque todavía algunos fanáticos resistirían varios días hasta ser reducidos en el Fuerte L’Escussac por los grandes calibres del acorazado británico HMS Ramillies y del crucero estadounidense USS Augusta. De igual manera los norteamericanos se hicieron con la Isla de Port-Cros sin encontrar resistencia; lo mismo que los veteranos franceses del Grupo de Comandos de África que fueron los primeros combatientes en pisar suelo galo y establecer un cordón de seguridad entre el Cabo Negro y la localidad de Le Canadel; sin obviar a los 67 marines franceses que despejaron un campo de minas submarinas y se hicieron con Pointe Deux Frères.

Alrededor las 4 :00 de la madrugada, un total de 396 aviones cargados con 5.600 paracaidistas y 150 cañones del 509º Regimiento Paracaidista sobrevolaron el interior de Provenza para efectuar el primer salto y poner en marcha la “Operación Albatross”. Al cabo de treinta minutos, a las 4 :30 horas los aparatos lanzaron a 600 paracaidistas norteamericanos sobre Saint-Tropez y a las 4 :31 a todos los miembros del 517º Regimiento Paracaidista que cayó a 15 millas del objetivo, concretamente en torno a las inmediaciones de Fayence. Aunque para los estadounidenses los saltos habían resultado ser más o menos un éxito, los británicos no tendrían tanta suerte porque la primera oleada aterrizó a tan sólo un 60% de sus efectivos en el lugar correcto y el restante 40% lo hicieron en puntos muy alejados. Mucho peor fue la toma de tierra de la 2ª Brigada Paracaidista Británica durante la « Operación Bluebird » porque las baterías antiaéreas abatieron y dañaron a un total de 33 planeadores Horsa. Una vez todas las fuerzas estuvieron en tierra, los paracaidistas se agruparon en la denominada « Línea Azul » que comprendía las localidades de Le Muy y Les Arcs después de haber encajado 434 muertos contando 382 estadounidenses y 52 británicos. Al amanecer del 15 de agosto de 1944 comenzó el bombardeo preliminar sobre el sur de Francia por parte de de los buques de la Flota Aliada entre los que había destructores, cruceros, y acorazados, así como el ataque aéreo de los aparatos embarcados a bordo de portaaviones. Simultáneamente a este castigo del litoral, los minadores tendieron artefactos acuáticos para impedir cualquier ruta de salida a los submarinos o lanchas de la Marina de Guerra Aliada, al mismo tiempo en que se utilizaron unas barcazas de tipo LCVP denominadas « Apex » para retirar las barreras y obstáculos bajo el agua. Gracias a esta coordinación a las 7 :15 horas el camino marítimo hacia Provenza estuvo completamente despejado, todo lo contrario que en el bando del Eje porque los « maquis » de la Resistencia Francesa cortaron los cables telefónicos y dejaron incomunicado por un tiempo al Grupo de Ejércitos G con el Alto Mando Alemán (OKW) en Berlín.

Desembarco de tropas estadounidenses en una playa de Provenza.

El primer desembarco sobre Provenza tuvo lugar en la « Playa Alpha » situada entre la Península de Saint-Tropez y la Bahía de Cavalaire. Bastante antes de que el 7º Regimiento de Infantería Estadounidense alcanzase su sector bautizado como « Alpha Red », uno de sus cuatro tanques flotantes Sherman DD fue hundido debido a la colisión con una mina submarina, así como dos de las 38 barcazas LCVP que se fueron a pique por nuevos choques con artefactos que causaron a los invasores 60 bajas. En el caso del 15º Regimiento de Infantería Estadounidense encargado del sector « Alpha Yellow », una LCVP fue hundida y dos tanques Shermann DD resultaron destruidos sobre la arena por los cañones germanos apoyado por un grupo de rusos blancos. Sin embargo y pese a este recibimiento en « Apha Red » por el 765º Regimiento de Granaderos y en « Alpha Yellow » por una amalgama de combatientes turcomanos (kazakhos, uzbekos, tayikos…) de la Legión de Infantería Turkestana, la mayor parte de sus defensores se rindieron con facilidad y entregaron al estadounidense la « Playa Alpha ». El segundo desembarco se desarrolló sobre la « Zona Delta » del Golfo de Saint-Tropez que protegían elementos del 765º Regimiento de Granaderos. El 157º Regimiento de Infantería Estadounidense fue el encargado de asegurar el lugar mediante una fácil operación en los sectores « Delta Yellow » y « Delta Blue » debido a que los alemanes se marcharon sin pelear para refugiarse en la cima del cercano Monte Maures, lo que permitió a los invasores moverse por la Carretera D-25 y enlazar con las tropas del 509º Regimiento Paracaidista lanzados durante la noche. Algo más difícil transcurrió la jornada en los sectores « Delta Red » y « Delta Green » porque 4 tanques Sherman DD fueron destruidos por minas enterradas en la arena, antes de que los soldados se hicieran con la playa y los buques de la Flota Aliada silenciaran a cañonazos desde el mar a las molestas baterías germanas de 75 milímetros.

Prisioneros alemanes bajo la vigilancia de un soldado argelino en Marsella, en el sur de Francia, en agosto de 1944 

De hecho, los norteamericanos se tuvieron que abrir paso a tiros en la ciudad de Sainte-Maxime y eliminar a los resistentes alemanes que se atrincheraron en el Hotel du Nord hasta que finalmente se hicieron con el enclave y el famoso edificio turístico. El tercer y último desembarco fue en la « Playa Camel » defendida por los soldados alemanes del 239º Regimientos de Granaderos de Reserva, elementos menores del 765º Regimiento de Granaderos, los fascistas de la Agrupación de Artillería Italiana « Coniglio » y los voluntarios del 661º Batallón de Infantería Ruso Blanco. El asalto se produjo a las 8 :00 horas con la 36ª División de Infantería « Texas » que incluía a los 141º, 142º y 143º Regimientos de Infantería compuestos por texanos de la Guardia Nacional y el 753º Batallón Blindado. Las primeros en pisar fueron las tropas del 143º Regimiento de Infantería en el sector « Camel Green » que se apoderaron de playa tras destruir la artillería alemana, seguidos por los hombres del 141º Regimiento de Infantería en  « Camel Blue » que después de un breve tiroteo con los eslavos rindieron a los voluntarios del 661º Batallón de Infantería Ruso Blanco. Gracias a la captura de estas dos zonas los norteamericanos tomaron el pueblo de Antheor, capturando 47 prisioneros germanos, además de coronar la Colina 120, hacerse con el control de la Bahía de Agay y conquistar los enclaves de Agay y Cap Dramont. Hecho esto, las 11.00 horas un grupo de dragaminas se acercaron al sector en « Camel Red » para depositar al 142º Regimiento de Infantería, aunque las piezas de artillería alemanas e italianas emplazadas en el litoral abrieron fuego y obligaron a las embarcaciones a retirarse. A causa de este imprevisto un escuadrón de 93 bombarderos cuatrimotores B-24 Liberator arrojaron 200 toneladas de bombas sobre Saint-Raphael y « Camel Red ». Como la incursión apenas causaron daños, el capitán Leo Schluten que había observado todo el raid, informó al Alto Mando Aliado que desembarcar en « Camel Red » terminaría en una tragedia parecida a la “Omaha Beach” durante del desembarco de Normandía, por lo cual los norteamericanos no tuvieron más remedio que modificar los planes y depositar al 142º Regimiento de Infantería junto a la playa de « Camel Green » que ya había asegurado con anterioridad el 143º Regimiento de Infantería.

Izquierda: Bomba teledirigida Fritz X-1 alemana. Derecha: Hundimiento de la barcaza LST-282 a causa de una Fritz X-1.

Al inicio de la tarde los Aliados prosiguieron con el transporte y lanzamiento de paracaidistas como los 37 planeadores Horsa que reforzaron la « Línea Azul » en el interior de Provenza con 233 hombres, 35 jeeps, 30 cañones y 15 toneladas de munición. No mucho tiempo después, a las 17:45 horas, tuvo lugar la “Misión Canary” mediante la que se depositaron a otros 736 soldados; aunque sin duda la mayor operación aerotransportada se desarrolló a las 18:10 con 335 planeadores Horsa, de los cuales alrededor del 95% aterrizaron bien, aunque el restante 5% quedó enredado en los obstáculos sobre el suelo haciendo que numerosos aparatos se partieran o accidentaran, con el consiguiente resultado de 11 pilotos muertos y 30 heridos, además de otros 100 soldados que encajaron heridas de diversa consideración. La Fuerza Aérea Alemana (Luftwaffe) que había estado ausente durante casi toda la jornada inicial de la  « Operación Dragoon », por fin se movilizó entrada la tarde por orden directa del propio Adolf Hitler. Los protagonistas fueron unos pocos aviones Dornier Do 215 del 100º Escuadrón de Bombarderos procedentes del Aeródromo de Tolouse, cuyos pilotos sobrevolaron el sector de « Camel Beach » a las 18 :30 horas de la tarde, siendo dos de los aparatos derribados por los cazas enemigos. Sin embargo y pese a las dificultades en el aire, uno de los bombarderos bimotores desprendió de su panza un moderno misil teledirigido Henschel Hs 293 que fue conducido por control remoto hasta la escuadra enemiga e impactó en la barcaza norteamericana LST-283, la cual se hundió con 40 soldados estadounidenses que fallecieron ahogados. Al anochecer de aquel 15 de agosto la 3ª División de Infantería ocupó la ciudad de Saint-Tropez, donde enlazó con una unidad de la Resistencia Francesa llamada « Brigada des Maures » que curiosamente durante el repliegue del Eje hacia la retaguardia había hecho nada menos que 1.627 prisioneros contando rezagados alemanes, rusos blancos y turcomanos. También los paracaidistas de la « Línea Azul » entraron en contacto sobre varios puntos con las fuerzas desembarcadas en las playas, lo que permitió ampliar las ganancias en la costa a una cabeza de puente de tamaño considerable en tan solo el primer día de la « Operación Dragoon », aunque hasta entonces las bajas habían sido elevadas porque ascendían a 1.029 entre 529 muertos (477 estadounidenses y 54 británicos) y 500 heridos, más la pérdida de 3 barcazas y 6 tanques destruidos.

Mapa de invasión con las diferentes unidades que intervinieron en el ataque

Para la operación se disponía de un ejército estadounidense, el Séptimo, del general Patch, y de otro francés, el Primero, del general de Lattre de Tassigny. Se les enfrentarían ocho divisiones alemanas (una acorazada), bajo el mando del general Blaskowitz (dependiente de Kesselring, comandante en jefe del frente italiano y Mediterráneo Occidental), con campos de minas y fortificaciones. Hitler había ordenado que, en caso necesario, se efectuase una retirada ordenada, y combatiendo, hacia el Norte, pero los puertos, como en Normandía, debían ser defendidos, en este caso Marsella y Tolón. Unos de los puntos clave de la retirada alemana se hallaba en los Alpes Marítimos italo-franceses. Esta posición debía ser conservada, evitando que las Resistencias francesa e italiana pudiesen impedir el paso por ella. De ahí que los alemanes (en Italia junto a sus aliados fascistas) lanzasen varias ofensivas antipartisanas preventivas, con éxito relativo, contra las bandas italianas y francesas que operaban en los Alpes.

En cuanto a las tropas alemanas del Golfo de Vizcaya, éstas deberían retirarse a través del centro de Francia, y aquí las FFI (“Forces Français de l’Intérieur”), o sea, los maquis, hostigarían al enemigo en retirada. El área para el primer asalto fue una extensión de 70 Km. En la costa entre Cavalaire-sur-Mer (a 17 km de Saint Tropez) y Saint Raphaël. El objetivo inmediato era establecer una cabeza de puente y capturar los puertos vecinos, especialmente el gran puerto de Marsella. Luego, mientras la fuerza de desembarco se aumentaba hasta veintiún divisiones, avanzarían por el Valle del Ródano hasta establecer contacto con el Tercer Ejército estadounidense del General Patton, en las proximidades de Dijon y formar el flanco derecho de la ofensiva aliada en Alemania. La Operación Dragón fue mucho más fácil que la de Normandía. Las playas del Sur de Francia eran mucho más favorables para los invasores que las normandas, con un declive más empinado y mareas mucho menores, además las playas eran más abrigadas de la acción del mar, que las del Norte y el tiempo en esa temporada era benigno. Aunque las playas estaban fuertemente minadas y defendidas por potentes baterías, el número de efectivos alemanes era menor, conformados mayoritariamente por muchos reclutas checoslovacos y prisioneros polacos que más que combatir esperaban la oportunidad para rendirse. Sin embargo, debido a las experiencias anteriores, la Operación Dragón fue muy bien ejecutada gracias a lo aprendido en operaciones de desembarco anteriores. Los planes empezaron en Argel, el segundo trimestre de 1944. Durante la fase final, de entrenamiento, el Vicealmirante Hewitt, el teniente General Alexander Patch, cuyo Séptimo Ejército incluía la fuerza de asalto, el Mayor General Truscott, el Brigadier General Cordón P. Saville, que mandaba el apoyo aéreo, y sus Estados Mayores, ocupaban alojamientos adyacentes en los cuarteles generales de Nápoles, donde perfeccionaban el plan y la coordinación para el asalto.

Desembarco de la Tercera División de Infantería Americana cerca de Draguignan

De los 450.000 soldados que tomaron parte en la Operación Dragón, unos 200.000 pertenecían a tropas francesas. De estos, aproximadamente la mitad eran los conocidos como “soldados indígenas”, de origen africano. Simultáneamente a la Operación Dragón los aliados efectuaron otras operaciones complementarias:

Operación Dove

Como parte del plan, los aliados condujeron el asalto de 300 planeadores transportando tres mil efectivos y refuerzos en equipos y municiones para los paracaidistas.

Operación Span

Inmediatamente después de iniciado el desembarco en la costa francesa, si inició la Operación Span que era sólo una maniobra de distracción para evitar que fuerzas alemanas fueran enviadas como refuerzos a las playas entre Tolón y Marsella. El desembarco ficticio consistió en lanchas anfibias que tomaron tierra en Córcega y en la costa italiana provocando el inmediato movimiento de tropas alemanas hacia las zonas donde se realizaban los falsos desembarcos. Tras unas horas de ir y venir con apoyo de artillería naval, las fuerzas se retiraron. A comienzos de septiembre, las fuerzas invasoras habían hecho retroceder a los alemanes que se dirigieron al norte para evitar el embolsamiento por las fuerzas procedentes de Cherburgo. Siete divisiones francesas formaron el núcleo de un primer ejército francés, al mando del General Jean Lattre de Tassigny. Las fuerzas estadounidenses se incorporaron a las tropas de asalto del General Patch conformando el Séptimo Ejército de EE. UU. Ambas fuerzas aliadas se unieron para formar el Sexto Grupo de Ejércitos al mando del teniente General Jacob L. Devers. El 11 de septiembre las fuerzas de Devers enlazaron cerca de Dijon con el Tercer Ejército de Patton procedente de Normandía. Así se combinaron las dos grandes ofensivas, acabando con todas las fuerzas alemanas del sureste de Francia. Luego, el Sexto Grupo de Ejércitos giró hacia el Este y avanzó 120 km a lo largo de la frontera alemana desde la de Suiza. Prácticamente, Francia estaba ya en poder de los Aliados.

Mapa de los avances aliados en días posteriores a la invasión

La invasión del sur de Francia había sido un éxito, pero había llegado demasiado tarde como para contribuir decisivamente a la invasión de Normandía (esta contribución había sido una de las razones de Eisenhower para el asalto de Provenza), aunque sí tendría importancia en las posteriores campañas al desembarco del 6 de junio. Con todo, había distorsionado la estrategia aliada en el Mediterráneo, al alejar el peligro aliado sobre los alemanes de Italia durante un tiempo, permitiendo el traslado de divisiones acorazadas de Italia a Francia. Como dato testimonial, el escritor Antoine de Saint-Exupéry, autor de El Principito, tomó parte como piloto en las operaciones previas al desembarco en Provenza. El 31 de Julio de 1944, su avión, un Lockheed Lightning P-38, se estrelló en el mar, por causas aún desconocidas, no volviéndose a tener noticias del famoso autor. La rápida retirada del Decimonoveno Ejército alemán brindó una victoria fácil para las fuerzas aliadas, las cuales apenas sufrieron bajas durante y después de los desembarcos. Pero paradójicamente este hecho fue un obstáculo a posteriori para los aliados. Los planes habían previsto una mayor resistencia cerca de las zonas de desembarco y en consecuencia subestimaron las necesidades de transportes rodados que tendrían en los primeros momentos de la invasión. Pero dada la facilidad y rapidez con que consiguieron poner en tierra gran número de vehículos, la consiguiente necesidad de combustible sobrepasó la capacidad de abastecimiento de las unidades logísticas aliadas. Esta escasez representó un mayor impedimento para el avance que la resistencia de las fuerzas teutonas. Como resultado varias formaciones alemanas escaparon hacia la zona de los Vosgos y Alemania. Dos días más tarde de los desembarcos, el ataque tomó dos direcciones: el II Cuerpo francés atacó Tolón y Marsella, y los estadounidenses avanzaron hacia el curso inferior del Durance con la manifiesta intención de cerrar el valle del Ródano en Avranges. En estas condiciones los alemanes tuvieron que replegarse por los valles del Ródano y del Saona. La lucha en la costa terminó el 27 de agosto. Tolón, Marsella, Cannes y Niza habían sido ocupadas y se había alcanzado la frontera italiana. El Séptimo Ejército hizo más de 250 000 prisioneros. Finalmente la Fuerza Dragón enlazó a mediados de septiembre con el ala sur del Tercer Ejército de George Patton, procedente de la operación “Overlord”, cerca de Dijon. Después de la batalla a los aliados se les presentó el problema de que ni el puerto de Tolón ni el de Marsella podrían ser utilizados de momento. Tolón era solo un montón de escombros, y en Marsella el almirante alemán Heinrich Ruhfus había hecho saltar 9000 metros de muelles, destruido 200 grúas y hundido 70 barcos. Además ambas ciudades habían sufrido severos daños a causa de una acción prematura del movimiento de resistencia francés. El rápido avance después de “Cobra” (operación aliada que rompió el frente en Normandía) y “Dragoon” se ralentizó hasta casi detenerse en septiembre de 1944, debido a una crítica falta de suministros. Pero una vez comenzaron a repararse los destrozos en el puerto de Marsella y en las líneas de ferrocarril, se abrió una significativa ruta de suministros para el avance hacia Alemania a través del sur de Francia. Miles de toneladas de pertrechos descargados en los puertos franceses del Mediterráneo conseguidos gracias a “Dragoon” fueron enviados al noroeste de Francia para compensar las inadecuadas instalaciones portuarias de Bretaña y Normandía, proporcionando un tercio de las necesidades de las fuerzas aliadas.

Antoine de Saint-Exupéry, autor de “El Principito”, junto a su P-38

La « Operación Dragoon » fue una de las victorias más importantes de los Aliados Occidentales en 1944, no solo por el gran número de fuerzas enemigas embolsadas y destruidas, sino también porque constituyó el avance más fugaz protagonizado por los estadounidenses desde que había comenzado la Segunda Guerra Mundial. A pesar de todo, la campaña en Provenza no les salió gratis porque se perdieron cuantiosos hombres y material ; mientras que los dos principales puertos en la zona, Marsella y Toulon, quedaron totalmente destruidos y no estarían operativos hasta mitad de Septiembre de 1944 cuando un transporte de « Clase Liberty » desembarcó un total de 10.000 toneladas de suministros, que cada mes se irían aumentado a las 50.000 toneladas.

El Eje sufrió 132.000 bajas entre 7.000 muertos, 20.000 heridos y 105.000 prisioneros.

Los Aliados sufrieron 18.000 bajas entre muertos y heridos, entre estos 10.000 franceses libres (4.500 muertos y 6.500 heridos), 7.500 estadounidenses (3.000 muertos y 4.500 heridos) y 54 británicos (muertos).

El éxito de la « Operación Dragoon » sobre Provenza y el rápido avance posterior hacia el centro de Francia, casi hasta los límites con los Vosgos, puso fin de manera definitiva a la ocupación alemana de Francia. Junto con la « Operación Overlord » en las playas de Normandía que había concluido meses después con la liberación de París, el país quedó completamente bajo control de la Francia Libre del general Charles De Gaulle, pasando desde ese instante a ser una nación más dentro del bando de los Aliados durante el resto de la Segunda Guerra Mundial.

BIBLIOGRAFÍA CONSULTADA

Gassend, Jean-Loup (2014). « Autopsy of a Battle, the Liberation of the French Riviera, August-September 1944. ». Schiffer (Atglen PA). ISBN 978-0764345807.

Liddell Hart, Basil. « Historia de la Segunda Guerra Mundial ». Noguer y Caralt Editores. ISBN 978-8421757406.

-Steven Zaloga, Operation Dragoon 1944, France’s other D-Day, Osprey Publishing (2009) p.11-93

-Editores de S.A.R.P.E., Crónica Política y Militar de la Segunda Guerra Mundial, « El Desembarco en Provenza », S.A.R.P.E. (1978), p.1.730-1.741

-Winston Churchill, La II Guerra Mundial. El triunfo y la tragedia II, « XIV Italia y el desembarco en la Riviera », Planeta Deagostini (2006), p.245-261

Happy
Happy
0 %
Sad
Sad
0 %
Excited
Excited
0 %
Sleepy
Sleepy
0 %
Angry
Angry
0 %
Surprise
Surprise
0 %

Average Rating

5 Star
0%
4 Star
0%
3 Star
0%
2 Star
0%
1 Star
0%

Deja una respuesta

Artículo anterior EL GENERAL LATTRE DE TASSIGNY DURANTE LA OPERACIÓN DRAGOON (15 DE AGOSTO DE 1944) I Parte
Siguiente publicación Os ex-combatentes do Ultramar estão com André Ventura.