Las Fuerzas Armadas Españolas actúan como mercenarios al servicio del mejor postor y de turbios intereses, cuando deberían ser defensoras de la integridad territorial y el ordenamiento constitucional, como afirma la Constitución Española de 1978

Lectura:21 Minutos, 49 Segundos

CARLOS AURELIO CALDITO AUNIÓN.

En estos momentos que suenan tambores de guerra, es bueno que hablemos de “qué son actualmente las fuerzas armadas españolas”.

Según datos del Ministerio de Defensa de España, actualmente las Fuerzas Armadas españolas están presentes en 17 misiones en el exterior con más de 3.000 militares y guardias civiles desplegados en múltiples países del mundo.

Participación de Unidades y Observadores militares españoles en operaciones en el exterior (HASTA EL 31 DE DICIEMBRE DE 2022):

  • EUTM RCA (República Centroafricana), Misión de la Unión Europea en la República Centroafricana orientada a la formación y la reforma de las Fuerzas Armadas de ese país.
  • Diplomacia de la Defensa y Seguridad Cooperativa, Militares españoles ayudan a incrementar la seguridad en la inestable región de África Occidental.
  • EUTM-Somalia, La Unión Europea adiestra a las fuerzas somalíes para combatir el terrorismo y la piratería.
  • EUTM-Malí, La misión de la UE ayuda al Ejército maliense a mejorar sus capacidades militares, para que pueda recuperar la integridad territorial del país.
  • EUTM-Mozambique, La Unión Europea ha creado una misión de entrenamiento militar en Mozambique (EUTM Mozambique). La Misión proporcionará formación y apoyo a las fuerzas armadas mozambiqueñas para proteger a la población civil y restablecer la seguridad en la provincia de Cabo Delgado.
  • Apoyo a Irak – Inherent Resolve – NATO Mission-Irak, Militares españoles adiestran al Ejército iraquí como parte de la coalición internacional de lucha contra el Daesh. Desde octubre de 2018, también se asesora al gobierno de Irak en el ámbito de la estructura de seguridad nacional, así como desarrollar su sistema educativo profesional militar; todo ello dentro de la misión denominada NATO Mission-Irak (NMI).
  • Destacamento Marfil (Senegal), Contribuir al transporte estratégico de las capacidades regionales de los países participantes de AFISMA y Francia para apoyar a Malí en su lucha contra la insurgencia yihadista.
  • EUNAVFOR ‘Operación Atalanta’, La operación de la Unión Europea de lucha contra la piratería en el océano Índico.
  • Apoyo a Turquía, Una batería Patriot española protege a la población turca de posibles ataques con misiles desde la vecina Siria
  • Policía Aérea en el Báltico, Aviones de la OTAN realizan misiones de vigilancia y control del espacio aéreo de Estonia, Letonia y Lituania.
  • Policía Aérea Reforzada en Bulgaria, Aviones de la OTAN realizan misiones de vigilancia y control del espacio aéreo en el área del Mar Negro.
  • Fuerza de la Unión Europea en Bosnia Herzegovina EUFOR Althea BiH, Contribuir a mejorar el Adiestramiento y Doctrina de las FAS de BiH, mediante el asesoramiento de sus Fuerzas Armadas en las áreas de Doctrina, Interoperabilidad, Estandarización y Adiestramiento.
  • Fuerza Interina de Naciones Unidas en Líbano (FINUL), Los cascos azules de la ONU patrullan en el sur de Líbano para evitar enfrentamientos entre Líbano e Israel.
  • Grupos navales permanentes de la OTAN, Son las fuerzas que proporcionan una presencia marítima permanente a la OTAN y las primeras que se activan, incluso antes de que se declare una crisis. Grupos navales permanentes OTAN SNMG 1 y SNMG 2 y Grupos navales permanentes OTAN Contraminas 1 y 2
  • ONU-Acuerdo de paz en Colombia, España apoya, bajo el mandato de Naciones Unidas, el cumplimiento de los acuerdos de paz en Colombia mediante la vigilancia y verificación del cese del fuego y de las hostilidades, así como la dejación de las armas.
  • Presencia Avanzada Reforzada-Letonia, Garantizar la estabilidad de la seguridad euroatlántica, mantener una Europa en paz, unida y libre, así como prevenir conflictos mediante medidas de defensa y disuasión creíbles.
  • Sea Guardian, Operación de la OTAN enfocada en el conocimiento del entorno marítimo para disuadir y luchar contra el terrorismo, así como mitigar el resto de amenazas.
  •  Seguridad Cooperativa en Mauritania, España apoya a Mauritania con un programa bilateral de actividades de adiestramiento en el ámbito de la Seguridad Cooperativa.
  • Seguridad Cooperativa en Senegal, Las autoridades senegalesas piden ayuda a España para reforzar o generar las capacidades militares de sus Fuerzas Armadas.
  • Seguridad Cooperativa en Túnez, El Plan de Cooperación bilateral hispano-tunecino 2017 incluyó un programa de actividades de adiestramiento de las Fuerzas Armadas tunecinas por parte de las Fuerzas Armadas españolas y definió las áreas específicas en las que se tenía que trabajar.
LLAMA PODEROSAMENTE LA ATENCIÓN QUE, EN EL “HISTÓRICO” DEL MINISTERIO DE DEFENSA DE ESPAÑA NO FIGURE MENCIÓN DE CLASE ALGUNA A LA PRESENCIA DE TROPAS ESPAÑOLAS EN AFGNISTÁN, DURANTE DOS DÉCADAS; LO CUAL DIO COMO RESULTADO MÁS DE UN CENTENAR DE SOLDADOS ESPAÑOLES MUERTOS Y MILLONES DE EUROS TIRADOS A LA BASURA.

Los que nos consideramos personas liberales, en el amplio sentido de la expresión (en algunos lugares del mundo “libertarios”), somos de la opinión de que, el mejor gobierno es el que menos se entromete en la vida de los ciudadanos, es decir un gobierno llevado a su mínima expresión, o sea, el que se limita a hacer cumplir los pactos entre particulares, se ocupa de la seguridad ciudadana (persiguiendo a los delincuentes de todo tipo), y nos protege de cualquier intento de agresión proveniente del exterior; en ese sentido conviene recordar lo que la Constitución Española de 1978, en su artículo 8º afirma respecto de nuestro ejército: “Las Fuerzas Armadas, constituidas por el Ejército de Tierra, la Armada y el Ejército del Aire, tienen como misión garantizar la soberanía e independencia de España, defender su integridad territorial y el ordenamiento constitucional”.

Pese a que nuestra Constitución nada dice respecto de que nuestras FFAA tengan por misión el mantenimiento de la paz, por todo lo largo y ancho de este mundo, y tampoco que sus objetivos sean la estabilidad, ni la ayuda humanitaria  (conceptos extremadamente ambiguos y que dan posibilidad a una interpretación bastante laxa), sin embargo, el Congreso de los Diputados, en cumplimiento de lo que ordena la Constitución Española, también en el artículo 8, punto 2; aprobó la Ley Orgánica 5/2005 de la Defensa Nacional que atribuye a nuestras Fuerzas Armadas contribuir militarmente a la seguridad y defensa de España y de sus aliados, en el marco de las organizaciones internacionales de las que España forma parte, así como al mantenimiento de la paz, la estabilidad y la ayuda humanitaria.

La antedicha Ley Orgánica 5/2005 de la Defensa Nacional en el Art. 19 especifica “… para que las FFAA puedan realizar misiones en el exterior que no estén directamente relacionadas con la defensa de España o del interés nacional -es decir, que la misma Ley Orgánica 5/2005 de la Defensa Nacional  reconoce que no las contempla nuestra Constitución-, se deberán cumplir las siguientes condiciones:

Que se realicen por petición expresa del Gobierno del Estado en cuyo territorio se desarrollen o estén autorizadas en Resoluciones del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas o acordadas, en su caso, por organizaciones internacionales de las que España forme parte, particularmente la Unión Europea o la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), en el marco de sus respectivas competencias.

Que cumplan con los fines defensivos, humanitarios, de estabilización o de mantenimiento y preservación de la paz, previstos y ordenados por las mencionadas organizaciones.

Que sean conformes con la Carta de las Naciones Unidas y que no contradigan o vulneren los principios del derecho internacional convencional que España ha incorporado a su ordenamiento, de conformidad con el artículo 96.1 de la Constitución”.

Si realizamos una lectura atenta y comprensiva del artículo 19 de la Ley  de la Defensa Nacional, podemos llegar a interesantes a la vez que terribles conclusiones:

a) La Ley Orgánica 5/2005 de la Defensa Nacional en el Art. 19 abole, de facto, el principio fundamental del derecho internacional: la no injerencia en los asuntos internos de otras naciones; idea, también que debe estar presente en las relaciones exteriores de España con cualquier país, y viceversa.

b) La Ley Orgánica 5/2005 de la Defensa Nacional en el Art. 19 formula, sin tapujos una declaración de objetivos y de intenciones de lo que en la actualidad se denomina Nuevo Orden Mundial, motivo por el cual se justifica el intervencionismo por doquier.

c) La ambigüedad calculada que predomina en la Ley Orgánica 5/2005 de la Defensa Nacional prácticamente da carta blanca al Gobierno de España para participar en cualquier misión militar en el exterior sin necesidad de justificar sus motivos.

d) La Ley Orgánica 5/2005 de la Defensa Nacional rompe con una seña de identidad de España, rompe con la tradición española de siglos en política exterior mantenida con enorme éxito por toda clase de gobiernos –independientemente del color que tuviera- hasta nuestros días, consistente en mantenernos neutrales ante los grandes conflictos mundiales, sobre todo bélicos, así como ante los menores fueran bilaterales o múltiples.

Amparándose en todo lo que vengo narrando, soldados de España están presentes en la actualidad, en el Golfo de Guinea, Mauritania, Senegal, Túnez, Líbano, Colombia, República Centroafricana, Somalia, Malí, Océano Índico, Afganistán, Estonia, Lituania, Letonia, Turquía, Iraq,… y así hasta 20 “misiones militares en el exterior”.

Es importante destacar que la presencia de España en

  •  Líbano implica, hasta el año 2018, el despliegue de entre 600 y 700 soldados, con un coste anual de 137,2 millones de euros. Desde el inicio de la misión, han fallecido en Líbano quince militares españoles, 1 por fuego israelí, seis por atentado terrorista y el resto en accidentes.
  • Colombia implica, hasta el año pasado, el despliegue de 18 observadores, de los que 14 son militares, dos guardias civiles y dos policías nacionales; con un coste anual de 4,1 millones de euros.
  •  Océano Índico, hasta el año 2017 significó el despliegue de 50 militares y un avión de vigilancia marítima P-3 ‘Orión’ o CN-235 ‘Vigma’, con base en Yibuti; con un coste anual de 134 millones euros.
  •  Somalia, hasta el año pasado, supuso el despliegue de 16 soldados, más otros dos puestos que rotan entre España, Alemania y Suiza, a lo que hay que sumar dos en Bruselas. Coste anual: 4,5 millones euros.
  • Malí, hasta el año pasado, supuso el despliegue de unos 128 militares y un gasto anual de 89,2 millones euros.
  • Senegal, hasta el año pasado, supuso un gasto anual 27,6 millones euros.
  • Mediterráneo central meridional, frente a las costas libias, supuestamente para luchar contra las redes de tráfico de personas, prevenir flujos de migración irregular y evitar que muera más gente en el mar… supuso hasta el año pasado un gasto de 67 millones euros.
  • República Centroafricana implica, hasta el año 2017, el despliegue de 30 soldados, o lo que es lo mismo: un gasto anual de 15,4 millones euros.
  • Afganistán: Unos 20 soldados destinados al Cuartel General de Kabul. Coste anual: 4,7 millones euros.
  • Estonia, Letonia y Lituania: cuatro “cazas” del Ejército del Aire, con un coste anual de 20,6 millones euros.
  • Turquía: 149 militares, más una batería Patriot de seis lanzadores, un radar y una planta de energía. Coste anual: 35,8 millones euros.
  • Irak: Unos 484 soldados, cuyo grueso se encuentra en el centro de adiestramiento español en Besmayah. De ellos 20 en los cuarteles generales en Bagdad y Kuwait City (Kuwait) y, otros 72, en obras de infraestructuras. Además, 25 guardias civiles. Coste anual: 97,8 millones euros.
  • “Zonas diversas”: Operación de la OTAN enfocada en el conocimiento del entorno marítimo para disuadir y luchar contra el terrorismo, así como mitigar el resto de amenazas. Medios humanos y materiales: Un submarino, un patrullero de altura listo para salir a la mar en 48 horas a petición. Un elemento de Mando y Control de Operaciones Especiales con base en Cartagena. Autorización diplomática permanente para las bases de Cartagena y Rota. Coste anual: 23,8 millones euros.
  • Grupos navales permanentes de la OTAN.- son las fuerzas que proporcionan una presencia marítima permanente a la OTAN y las primeras que se activan, incluso antes de que se declare una crisis. Medios humanos y materiales: Las Agrupaciones Navales Permanentes de la OTAN, que incluyen los grupos de escoltas (SNMG) y los grupos de caza-minas (SNMCMGs, son las fuerzas que proporcionan una presencia marítima permanente a la OTAN. Coste anual: 86 millones euros.
  • Según datos oficiales del Ministerio de Defensa, desde 1994, en que se llevó a cabo la primera de lasmisiones, hasta el 2010, España gastó unos 6.400 millones de euros en ellas; o sea unos 400 millones anuales; la cifra esasí, global, porque el Ministerio de Defensa no realiza ningún desglose, ni pormenorización, lo que lleva a pensar que las cuentas no sellevaban con la debida pulcritud. Desde 2011 a 2014, el coste ya se desglosó en tres apartados: gastos de inversión ymantenimiento (1.714 millones desde entonces), bienes y servicios (1.022 millones), y personal (416 millones).
  • Así pues, España, o mejor dicho, los españoles desembolsamos en dichos cuatro años más de 3.150 millones para sufragar estos contingentes.
  • En 2015 España gastó 1.003,75 millones y en 2016 el gasto fue de 771,11 millones de euros.
  • Pese a que nuestros gobernantes nos lo oculten, y los medios de información, aduladores y trovadores procuren no informar de ello a los españoles, conviene recordar por muy obvio que sea que, aunque España forma parte de algunas organizaciones internacionales y se haya adherido a determinados convenios, nuestro país posee el derecho a decidir dónde, cómo y hasta qué punto actúa militarmente.
  • Llamemos a las cosas por su nombre, sin maquillaje de clase alguna, sin circumloquios: no es obligatorio, incluso aunque se cumplieran las condiciones del artículo 19 de la Ley  Orgánica 5/2005 de la Defensa Nacional, como ya dije más arriba, absolutamente inconcretas, casi un cajón de sastre,  que España participe en una misión militar internacional, y mucho menos a hacerlo para cumplir los deseos de otras naciones.
  • España, por mucho que algunos nos traten de engañar, contándonos que somos los “más, más”, es una nación sin apenas influencia en el Mundo, de recursos económicos bastante limitados, con intereses reales en muy pocas, escasas zonas del planeta, y que después de más de cuatro décadas de decadencia, debido a gobiernos felones, y tras una enorme pérdida de prestigio –los éxitos deportivos de poco o nada valen– y después de una política exterior errática, oscilante, titubeante y demagógica, siempre a remolque de otros, poco –por no decir NADA, somos allí donde se toman las decisiones que a todos nos afectan. No podemos olvidar que las misiones militares internacionales son, en realidad, parte de nuestra política exterior, por lo que si ésta tiene bastante que desear, en lo que respecta a lo militar, es el colmo de los colmos.

Pero, para más INRI, España es una nación con gravísimos problemas de unidad y cohesión interna y, para recochineo nuestros ejércitos son cuestionados por amplios sectores de la población, especial en las regiones en las que gobiernan partidos cuyo objetivo es romper la Nación Española, habiéndose llegado al extremo –con la connivencia y complicidad de los diversos gobiernos centrales habidos desde la muerte del General Franco hasta la actualidad- de que de facto las Fuerzas Armadas Españolas han sido se las ha expulsadas de esas regiones; aunque, todo hay que decirlo, apenas nadie de las Fuerzas Armadas Españolas ha hecho nada por evitarlo….

Es pues, un absurdo que se promuevan “misiones” para que nuestros ejércitos actúen en el exterior, cuando en el interior no siempre, ni en todo lugar lo pueden hacer, o no se las deja.

Es por ello que, para que las Fuerzas Armadas cumplan con el papel que les tiene asignada la Constitución Española de 1978, para preservar fundamentalmente nuestra integridad territorial, para preservar nuestra soberanía e independencia, y, por supuesto, los interese de España, nuestros gobernantes deben siempre mirar con lupa dónde, cómo y hasta qué punto enviar a nuestros soldados, aunque sea bajo el camuflaje de la ONU, de la UE o de la OTAN; organizaciones que, no se olvide que están dominadas por unos pocos, los de siempre, y cuyos objetivos suelen ser opacos y por lo general no suelen ser los que esas mismas organizaciones proclaman y publicitan, sino todo lo contrario, y suelen cambiar como cambia de dirección una veleta, movida por el viento.

A la hora de decidir la implicación de nuestras FFAA en una misión exterior es imprescindible tener en cuenta que sus objetivos sean conformes a los siguientes aspectos:

a) Responder contra una agresión directa contra nuestra soberanía nacional.

b) Responder contra una agresión directa contra nuestra independencia.

c) Responder contra una agresión directa contra nuestra integridad territorial.

d) Responder contra una agresión directa contra uno o varios de los países de la organización o tratado internacional al que pertenezcamos.

e) En cualquier otra circunstancia, es decir, cuando no se trate de las cuatro anteriores, se deberá valorar con suma atención:

— El interés real –el rédito tangible– que pueda reportar para España.

— El riesgo que suponga nuestra injerencia en asuntos internos de otro país o en los de una zona.

— La previsión de su coste a corto, medio y largo plazo.

— Que en ningún caso el despliegue de nuestras FFAA en el exterior suponga riesgo alguno para el cumplimiento de todas las potenciales misiones que tienen asignadas en el territorio nacional.

Con tales parámetros, quedaría cumplido no sólo el mandamiento constitucional de las FFAA, es decir, nuestra soberanía nacional, nuestra independencia, nuestra integridad territorial, sino que también haríamos honor a nuestros compromisos internacionales, y sólo en última instancia podríamos buscar otros beneficios coyunturales, siempre velando por el correcto uso de nuestros recursos económicos y procurando, siempre, no desamparar nuestra seguridad interior.

Es absolutamente inadmisible que nuestras FFAA se dediquen a solucionar problemas ajenos, y desatiendan los propios.

Son muchos los que se pasean sacando pecho por todo lo largo y ancho de este mundo, mientras en territorio español no se atreven ni a lucir el uniforme por la calle. Mientras la publicidad oficial nos muestra fotografías en las que niños y mayores con indumentarias exóticas sonríen y vitorean a soldados españoles, hay regiones de España, de nuestra patria, de las que les han echado con cajas destempladas y ellos… se han ido; mientras que nos muestran sus armas y sus ejercicios de tiro, allí donde gobiernan partidos políticos que pretenden romper España, con la entusiasta colaboración de los partidos autodenominados “progresistas”, se boicotean “juras de bandera”, desfiles, o se veta la participación de las FFAA en ferias y eventos de cualquier índole.

En fin, antes de terminar, volvamos al principio, a lo que dice la Constitución Española de 1978: La misión fundamental, por no decir la única, de nuestras FFAA es la defensa de la soberanía, independencia e integridad territorial de España, de la nación, de la patria y basta echar un vistazo a las noticias para darnos cuenta de que no la cumplen. Los ejércitos de España contemplan desde el Líbano, Colombia o Letonia la desintegración de España como si con ellos no fuera la cosa, como si no tuvieran responsabilidad, como si nada les afectara, como si se tratara de algún planeta lejano.

De veras que es bochornoso que haya mandos de nuestros ejércitos que se jacten, vanaglorien de estar presentes en los cinco continentes (como cuando aquello de que “en España no se ponía el sol”, al tiempo que están ausentes en la defensa de la Nación Española.

La profesionalización de las Fuerzas Armadas, llevada a cabo por el PP cuando el sobrevalorado José María Aznar decretó la desaparición del servicio militar obligatorio, ha convertido a nuestros ejércitos en fuerzas mercenarias. A la vez que lo anterior, se ha privado a los nuevas generaciones de españoles de aprender a conocer y amar a España, de tener conciencia de que puede que algún día la tengan que defender hasta con la vida; se les ha hurtado a las nuevas generaciones la posibilidad de saber que lo que les dicen muchos –generalmente los que se hacen llamar “progresistas”- es un absoluto embuste, pues España es una y somos todos.

A este paso, puede llegar un día (¡Ojalá nunca ocurra!) en que cuando los soldados españoles regresen de una de sus estancias en el extranjero no tengan dónde aterrizar porque España haya dejado de existir, y los caciques y oligarcas de los múltiples mini-estados, de las diversas taifas en que España acabe desintegrándose no les den permiso.

Infografía: Estados Unidos encabeza la clasificación de los ejércitos más poderosos del mundo | Statista

Como se afirma en el título del artículo, actualmente, las Fuerzas Armadas Españolas más que otra cosa son mercenarios al servicio del mejor postor o de intereses no demasiado claros…

Es por ello que, tras la derrota de la fuerza aliada multinacional, dirigida por los EEUU en Afganistán, tras veinte años de guerra, cualquier español decente y bien informado, se acaba reafirmando en que, si algo le conviene a España es mantenerse NEUTRAL, y permanecer al margen de la OTAN.

 Hace ya muchas décadas que la OTAN dejó de tener sentido como elemento disuasorio frente al poder militar y la enorme capacidad de influencia de la ya extinta URRSS. No se olvide que el muro de Berlín fue derribado en 1989… También hace ya mucho tiempo que, las fuerzas armadas de los países que forman parte de la OTAN y las de los EEUU, han demostrado que son incapaces de ganar guerras en lugares como Siria, Irak o Afganistán, y mucho menos instaurar algún régimen político homologable a los de los países occidentales…

Los países que formaban parte de la coalición internacional que invadió Afganistán, con los EEUU al frente, como mucho son capaces de sembrar el caos, el horror, la destrucción, la miseria… y así lo han demostrado en los Balcanes, en el Líbano… más recientemente en Libia tras derrocar a Muamar el Gadafi.

E insisto, cualquier buen español, decente y bien informado, tiene muy claro que en esos conflictos no se nos ha perdido nada de nada, pese a que los políticos que nos mal-gobiernan se empeñen en involucrarnos en ellos.

El único enemigo externo del Reino de España, como se viene demostrando día tras día, se llama Marruecos, y salvo que uno esté muy mal informado, cualquier español sabe que, en ese grandísimo problema no vamos a ser ayudados por la OTAN, y menos aún por los EEUU, pues, Marruecos es el principal aliado de los norteamericanos en el norte de África… y un largo etc.

Entonces ¿Qué carajos hacemos apoyando a los EEUU y la OTAN, a cambio de nada, aparte de crearnos enemigos innecesarios…?

Hubo un tiempo en que el Imperio Español dominaba el mundo y los Tercios españoles eran temidos en toda Europa.

Los tercios españoles fueron el primer ejército moderno europeo, entendiendo como tal un ejército formado por voluntarios profesionales, en lugar de las levas para una campaña y la contratación de mercenarios usadas típicamente en otros países europeos. El cuidado que se ponía en mantener en las unidades un alto número de “viejos soldados” (veteranos) y su formación profesional, junto a la particular personalidad que le imprimieron los hidalgos de la baja nobleza de los que se nutrieron, fueron causa de que acabaran siendo la mejor infantería durante siglo y medio. España tuvo el ejército más poderoso del mundo durante todo el siglo XVI y buena parte del XVII hasta que, poco a poco, su hegemonía fue decayendo, a medida que iba subiendo la relevancia de Francia o Inglaterra.

Desde entonces y hasta hoy, España tiene un papel secundario a escala mundial y nuestras fuerzas armadas apenas han participado en conflictos internacionales (afortunadamente, todo hay que decirlo).

Pero, ¿cómo es actualmente el Ejército español?, ¿es insignificante? Sería faltar a la verdad si afirmamos que somos una gran potencia, pero, nuestras fuerzas armadas ocupan un lugar medio alto a escala internacional y, aunque estamos lejos de Estados Unidos, China, Rusia, Francia o Reino Unido, seguimos siendo un país importante y nuestras fuerzas armadas son dignas de ser temidas todavía.

En términos de personal militar activo, ningún ejército del mundo puede igualar al de China. Según las estimaciones de Global Firepower, el país asiático cuenta con unos dos millones de militares en activo. Estados Unidos, en comparación, tiene bastantes menos (1,4 millones), pero si se evalúa el poder global de las fuerzas militares del mundo, éste último encabeza la clasificación, por delante de Rusia y China, que ocupan el segundo y tercer lugar, respectivamente.

Desde 2006, el sitio especializado en seguimiento miliar Global Firepower elabora anualmente un ranking de los ejércitos más poderosos del mundo. La clasificación se basa en más de 50 criterios, que van desde el número y la diversidad de armas, hasta la disponibilidad de efectivos para enrolar ante un posible conflicto, pasando por factores geográficos o de la industria armamentística.

Más allá de los países que ocupan el podio en 2022, en el top 10 también hay sitio para una nación de Sudamérica, Brasil, en la décima posición, mientras que el ejército español ocupa el puesto número 19 de las fuerzas de defensa más poderosas entre 140 países evaluados de todo mundo.

Por delante de España, evidentemente, y en orden de mayor a menor, se sitúan Estados Unidos, Rusia, China, India, Francia, Japón, Corea del Sur, Reino Unido, Turquía, Alemania, Italia, Egipto, Brasil, Irán, Indonesia, Pakistán, Corea del Norte, Arabia Saudí… En la mayoría de los casos se trata de grandes potencias económicas o países situados en zona de conflicto o dictaduras militares que invierten un porcentaje mayor que España en Defensa.

https://www.globalfirepower.com/countries-listing.php

Dentro de los países de la OTAN el ránking califica a España como el séptimo país más poderoso y dentro de la Unión Europea como el quinto, siendo Francia el primero, seguido de Reino Unido, Alemania e Italia.

Aunque España no está en ninguna de las categorías entre los 10 primeros puestos, sí destaca que está entre los 13 países del mundo que disponen de un buque porta-aeronaves (tanto aviones como helicópteros), en este caso el buque “Juan Carlos I”, pese a tener un carácter más polivalente. En este ránking, Estados Unidos se sitúa muy por encima del resto, con 20, seguido de Japón y Francia, con cuatro cada uno, Egipto, Reino Unido, Italia y Australia, con dos, y Rusia, Corea del Sur, India, Tailandia y China, junto con España, con uno cada uno.

Happy
Happy
0 %
Sad
Sad
0 %
Excited
Excited
0 %
Sleepy
Sleepy
0 %
Angry
Angry
0 %
Surprise
Surprise
0 %

Average Rating

5 Star
0%
4 Star
0%
3 Star
0%
2 Star
0%
1 Star
0%

Deja una respuesta

Artículo anterior Fantasías y pensamientos mágicos de la progresía. IMAGINACIÓN PROGRE.
Siguiente publicación EL EMBUSTE DE LA “BRECHA SALARIAL DE GÉNERO”: En España, en IGUALDAD de condiciones, las mujeres y los hombres ganan los mismos salarios.