Los malditos políticos y reyes españoles han destrozado una gran nación

Lectura:4 Minutos, 15 Segundos

Francisco Rubiales

FUENTE: https://www.votoenblanco.com/Los-malditos-politicos-y-reyes-espanoles-han-destrozado-una-gran-nacion_a8405.html

El papel principal en la construcción del Imperio español fue del pueblo, que asumió los riesgos de las expediciones a las nuevas tierras, donde muchos encontraron la muerte. Por el contrario, la fuerza negativa, que sigue viva en el presente y que condena a España a la decadencia y al hundimiento, fue y es obra de la clase dirigente, una de las peores del mundo y el peor castigo que el destino ha reservado a España.

En los primeros tiempos, a partir de la Reconquista y de los Reyes Católicos, la fuerza, la decencia, la religiosidad y la valentía del pueblo se impusieron y España creció y se convirtió en la primera potencia mundial, rango que conservó durante casi tres siglos, pero, poco a poco, los gobernantes y los monarcas, secundados por la milicia, el clero y la nobleza, dueños del Estado y de los recursos, se impusieron y empujaron a España hacia el pozo del lodo.

Esa es la esencia de la Historia de España, el país que contó, probablemente, con el mejor pueblo del planeta y con la clase dirigente mas sucia y miserable del globo.

El emperador Carlos I de España y V de Alemania, exaltado y valorado, pero en realidad un mal gobernante. Pendenciero, caprichoso, derrochador, egoísta y asesino de los grandes valores que atesoraba España. Por desgracia fue el ganador de la Guerra de los Comuneros, donde España fue despojada de gran parte de su fuerza y grandeza
El emperador Carlos I de España y V de Alemania, exaltado y valorado, pero en realidad un mal gobernante. Pendenciero, caprichoso, derrochador, egoísta y asesino de los grandes valores que atesoraba España. Por desgracia fue el ganador de la Guerra de los Comuneros, donde España fue despojada de gran parte de su fuerza y grandeza

Un imperio como el español no se construyó desde la nada. Tenía que tener un sustento de enorme consistencia y poder, que era el pueblo español, forjado en los ocho siglos de resistencia frente a los invasores musulmanes, un pueblo creyente, honrado, leal, libre y generoso, protagonista de la grandeza de España y de sus gestas, capaz de conquistar medio mundo y de morir a chorros en los campos de batalla, que siempre fue infinitamente mejor que la maldita y nociva clase dirigente española, culpable de la decadencia, las injusticias y la suciedad que poco a poco infectó a la gran nación española, hasta llevarla al basurero, donde está en el presente, gobernada por un tipo como Pedro Sánchez, quizás el peor de todos nuestros dirigentes desde el dominio visigodo.

Los Reyes Católicos fueron el último eslabón de la cadena grandiosa de la España que crecía en grandeza y fuerza y la caída comenzó con Carlos V, que puso los cimientos de lo que actualmente padecemos: decadencia y deshonra. Carlos V gobernó para si mismo y para una casta de parásitos importada del norte de Europa, casi todos alemanes, aunque también hubo españoles que se sumaron a la orgía de la bajeza. Carlos se cargó a la hermosa y rica tradición parlamentaria castellana y su falta de sensibilidad y prepotencia fueron las raíces de muchos de nuestros males.

Felipe II siguió por la misma senda y depositó en sus sueños delirantes los inmensos recursos que se pudieron haber destinado a consolidar un Imperio que se expandía demasiado vertiginosamente. Con sus guerras desangró a España, impidiéndole que sus conquistas fueran sólidamente consolidadas.

español

Del resto de los Austrias hay poco que contar. Nunca fueron españoles de verdad y fueron entregándose a la mediocridad y a la decadencia.

Después llegaron los borbones, otros que nunca dejaron de ser franceses de alma y de vicio, alejados muchas millas de la austera y serena alma castellana. Desde que llegaron los reyes franceses, España no cesó de perder territorios y grandeza.

Gracias a la incompetencia de los borbones y de sus cortes corrompidas y afeminadas, los criollos masones y racistas, apoyados por los ingleses y con la ayuda de mercenarios, culminaron el desastre de la amputación de la mayor parte de las tierras españolas.

A la clase dirigente española le debemos poco, pero ella nos debe mucho. Nos han mentido, engañado, expoliado, debilitado, infectado de corrupción e injusticia y arrebatado patrimonio, valores, derechos y libertades. Su balance como gobernantes es terrible y se merecen que España sea hoy el país de Europa que más detesta y rechaza a sus dirigentes.

La Leyenda Negra es falsa, pero en cierto modo merecida porque nuestros dirigentes la asumieron y la engordaron comportándose como una tropa indecente de mediocres, traidores y tarados carentes de valores y de amor a España.

El pueblo, antes grande y valeroso, se fue emputeciendo, contagiado por sus dirigentes. El “Vivan las Caenas” no es Leyenda Negra sino pura verdad contagiada, una desgracia que sigue viva en el presente de Pedro Sánchez, al que veneran los esclavos.

Francisco Rubiales Moreno

Francisco Rubiales Moreno

1948, Villamartín (Cádiz). Doctor en Periodismo, ha sido corresponsal de guerra (Ramadam 1973, Nicaragua 1979 y El Salvador 1980), director de las delegaciones de la Agencia EFE en Cuba, Centroamérica e Italia, así como director de Comunicación de Expo’92. Autor de los libros ‘China, nueva cultura’, ‘El debate andaluz’, ‘Democracia secuestrada’, ‘Políticos, los nuevos amos’, ‘Periodistas sometidos’, ‘Las revelaciones de Onakra, el escriba de Dios’ y ‘Hienas y buitres, periodismo y relaciones…

Acerca del Redactor

La Voz

"La única plataforma de comunicación sin censura para la comunidad ibero-americana" https://www.voziberica.com
Happy
Happy
0 %
Sad
Sad
0 %
Excited
Excited
0 %
Sleepy
Sleepy
0 %
Angry
Angry
0 %
Surprise
Surprise
0 %

Average Rating

5 Star
0%
4 Star
0%
3 Star
0%
2 Star
0%
1 Star
0%

Deja una respuesta

Artículo anterior “Lutero: el guionista del Holocausto”… para hacer creíbles las mentiras del presente, es necesariio borrar las verdades del pasado.
Siguiente publicación Y, colorín colorado, este cuento -el de la “violencia de género”- no ha acabado… he aquí una conversación entre diversos policías que demuestra las ilegalidades que se están cometiendo en España…