Orbán pide frenar a los inmigrantes porque son potenciales “bombas biológicas”

Lectura:1 Minutos, 11 Segundos

El primer ministro de Hungría, el ultranacionalista Viktor Orbán, dijo este viernes que todos los inmigrantes deben dejar de llegar al país porque son potenciales “bombas biológicas” por el COVID-19.

Orbán, conocido por sus discursos contra la inmigración y que en el pasado ha vinculado el terrorismo a la delincuencia, expresó sus ideas en su entrevista de los viernes en la radio pública Kossuth.

“Todos los inmigrantes ilegales que quieren ingresar al país sin control no solo violan las leyes húngaras sino que también representan una amenaza biológica. Es una frase seria, así que lo digo con cuidado”, dijo el primer ministro.

“Al vincular inmigración y contagio, creamos una imagen de que todos los inmigrantes son una bomba biológica que nos puede infectar. No es así, hay pocos, pero no sabemos cuáles”, argumentó.

Como no es posible establecer quiénes están infectados entre los que llegan al país, es necesario “considerar a todos los inmigrantes como un potencial contaminante”.

Puede que sea una postura injusta, pero “desde el punto de vista de los húngaros, que pueden ser víctimas de esto, también hay que pensar en la autodefensa”, añadió Orbán.

El discurso contra la inmigración musulmana y a favor de los valores conservadores, nacionalistas y cristianos convirtió a Orbán en un líder elogiado por sectores extremistas europeos.

En Hungría, un país de casi diez millones de habitantes, las autoridades sanitarias confirmaron 4.621 contagios y 602 defunciones.

Acerca del Redactor

La Voz

"La única plataforma de comunicación sin censura para la comunidad ibero-americana" https://www.voziberica.com
Happy
Happy
0 %
Sad
Sad
0 %
Excited
Excited
0 %
Sleepy
Sleepy
0 %
Angry
Angry
0 %
Surprise
Surprise
0 %

Average Rating

5 Star
0%
4 Star
0%
3 Star
0%
2 Star
0%
1 Star
0%

Deja una respuesta

Artículo anterior Portugal declara situación de alerta por riesgo de incendio forestal
Siguiente publicación El comercio exterior de Latinoamérica caerá más que en la crisis de 2008